Europa no debe subcontratar el rescate marítimo a Libia

El informe "Lugares de seguridad en el Mediterráneo: La política de la UE de responsabilidad en materia de subcontratación" de la Fundación Heinrich Böll señala que los Estados mediterráneos del norte de África no pueden considerarse "refugios seguros" y que, por lo tanto, la UE no puede subcontratar el salvamento marítimo a estos Estados, especialmente en el caso de Libia, país en guerra civil.

Seit 2014 sind über 20.000 Menschen auf der Flucht im Mittelmeer ertrunken. Die Mitgliedsstaaten der EU schaffen es nicht, sich auf ein gemeinsames Programm zur Seenotrettung zu einigen und akzeptieren den Tod dieser Menschen, damit so wenige von ihnen wie möglich Europa erreichen. Sie kooperieren mit kriminellen Milizen in Libyen und nehmen bewusst Grundrechtsverletzungen in Kauf. Manche Politiker*innen schlagen sogar vor, die Geflüchteten direkt nach Nordafrika, auch ins libysche Kriegsgebiet, abzuschieben.

En este contexto, el presente estudio tiene importantes implicaciones políticas, ya que señala que la UE y sus Estados miembros no pueden eludir su responsabilidad de salvar a las personas en el Mediterráneo.

Italia y Malta no pueden cerrar los puertos

Die Politik von EU-Staaten wie Italien und Malta, ihre Häfen zu schließen und NGO-Schiffen den Zugang zu ihren Häfen zu verweigern, kostet Menschen das Leben und ist ebenso illegal wie die Verlagerung der Rettung auf Libyen.

Los Estados miembros y la UE deben rescatar a los fugitivos e inmigrantes* y llevarlos a los puertos europeos, no sólo por razones morales sino también por razones legales. Sus puertos debe permanecen abiertos a las naves de rescate.

La ruta más mortal del mundo

Die Route von Libyen nach Europa ist die tödlichste Migrationsroute der Welt. Der Hauptgrund hierfür ist, dass die EU ihre Rettungsaktivitäten im Mittelmeer eingestellt hat. Die Marineoperation Sophia, die mehr als 40.000 Migrant*innen und Geflüchteten das Leben rettete, beendete den Einsatz. Es gibt derzeit kein einziges staatliches Rettungsschiff im Mittelmeer.

Zivile Organisationen, die versuchen, diese Lücke zu schließen, werden häufig behindert, strafrechtlich verfolgt oder ihre Schiffe werden beschlagnahmt. Indem Europa jegliche Seenotrettung einstellt und auch aktiv die NGOs daran hindert, Leben zu retten, ist sie für den Tod von tausenden Menschen im Mittelmeer mitverantwortlich.

Este estudio deja claro que la UE y sus Estados miembros no pueden eludir esta responsabilidad subcontratando el rescate marítimo a Libia o a otros países mediterráneos del norte de África.

Libia y otros estados del norte de África no son refugios seguros

Libyen ist einer der unsichersten und gefährlichsten Orte für Geflüchtete weltweit. Von der libyschen Küstenwache abgefangene Personen werden in Lager gebracht, in denen sie unmenschlichen Bedingungen, Folter, Vergewaltigung, Ausbeutung und sogar willkürlichen Tötungen ausgesetzt sind.

La actual política europea de apoyar a este guardacostas libio y convertirlo en el portero de Europa es profundamente inhumana y viola el derecho internacional, y la UE y sus Estados miembros tienen el deber de llevar a las personas a un lugar seguro donde sus vidas y su seguridad no se vean amenazadas y donde estén a salvo de la persecución. 

El estudio muestra que estos refugios seguros sólo existen en Europa, lo que significa que siete demandas políticas concretas:

1. ¡Necesitamos una misión europea de rescate marítimo!

Los Estados miembros deben ser proactivos en la realización de operaciones de rescate en el mar poniendo a su disposición buques y recursos, y la Comisión Europea debe coordinarlos y prestar apoyo financiero a los Estados miembros para mejorar su capacidad de salvar vidas en el mar. 

2. La cooperación de la UE con la Guardia Costera de Libia debe terminar

Europa no debe eludir sus obligaciones en materia de salvamento marítimo trasladando la responsabilidad a un país que en ningún caso puede considerarse un lugar seguro. La UE debe dejar de cooperar con Libia. En lugar de financiar a la guardia costera libia, que también es una asociación de caudillos, la UE debe invertir en su propia capacidad de salvamento marítimo.

3. Menschen, die im Mittelmeer aus Seenot gerettet wurden, müssen nach Europa gebracht werden

el estudio muestra que ninguno de los estados mediterráneos del norte de África puede clasificarse en general como un refugio seguro. para los grupos vulnerables como las personas LGBTI u otras minorías, estos estados no son seguros. dado que no es factible determinar qué territorios serían seguros para las personas y cuáles no, a bordo de los barcos de rescate, Europa no puede eludir su responsabilidad y debe llevar a las personas a refugios seguros en Europa. esto también se aplica a los barcos de las ONG. la cooperación con la guardia costera libia es una violación del derecho internacional.

4. La criminalización e intimidación de las ONG debe cesar

Los capitanes* y los miembros de la tripulación no deben ser procesados por rescatar a personas en peligro en el mar. Estas personas son salvavidas*, no criminales. La Comisión Europea debe decidir que la ayuda humanitaria no debe ser penalizada por los Estados miembros.

5. La UE debe trabajar en estrecha colaboración con las ONG

Las organizaciones civiles no pueden eximir a los Estados miembros de su obligación de rescatar por sí mismos a las personas en peligro, pero pueden ayudar a salvar vidas. La UE debe apoyar a las ONG en el esfuerzo de rescate abriendo sus puertos a ellas, simplificando el registro de los buques para el rescate marítimo e informándoles sobre las emergencias.

6. Europa necesita un mecanismo de redistribución fiable

La Comisión de la UE debe desarrollar una alternativa solidaria y humanitaria al sistema de Dublín, en la que se respeten los derechos y deseos de los refugiados. También debe promoverse financieramente un alto nivel de solidaridad y preparación para recibir a los refugiados. En este contexto, debe tenerse en cuenta la preparación de las autoridades locales y regionales y las regiones y apoyarse con fondos de la UE.

7. La UE debe dejar de utilizar indebidamente los fondos de desarrollo para la prevención de la migración 

Die EU unterstützt die libysche Küstenwache über den EU-Treuhandfonds für Afrika. Das ist ein Missbrauch von Geldern, die eigentlich der Entwicklungszusammenarbeit dienen. Das Ziel der Entwicklungszusammenarbeit ist die Bekämpfung von Armut, nicht die Bekämpfung von Migration. Allgemein muss viel transparenter gemacht werden, wofür EU-Gelder in Drittländern verwendet werden.